Novedades

Figari: mito y creación



Figari: mito y creación

Pedro Figari es una figura de gran relevancia en la plástica latinoamericana por muchos motivos.

EN EXHIBICIÓN
En el Museo Nacional de Bellas Artes
Del 29 de Junio de 2019 al 15 de Septiembre de 2019
Salas 32 y 33, primer piso
38 obras expuestas
Curador/a: Pablo Thiago Rocca

Pedro Figari es una figura de gran relevancia en la plástica latinoamericana por muchos motivos. Aun siendo una personalidad prominente de la sociedad montevideana, con sus ideales libertarios y republicanos retrató sin prejuicios a la población afroamericana. La figuración de la vida social de los descendientes de esclavos aparece en sus obras no bajo el manto de la victimización ni con tintes de denuncia explícita, sino con los ribetes celebratorios de una vida humilde con momentos de algarabía. Esa mirada apasionada e ingenua es, en Figari, una posición de respeto y, ante todo, de rescate de los modos de existencia de quienes debieron enfrentar condiciones lesivas para su humanidad.

No solo no hay en su obra el racismo con que se pensaba la diferencia étnica en el período, sino que ni siquiera incurre en el exotismo propio de las vanguardias, con las que dialogó especialmente tras su viaje a París a mediados de los años 20. Su obra reviste un carácter político inmediato: postula la igualdad del género humano, más allá de clases o identidades, e insta a una aceptación mimética del diferente.

Como destacaba Borges, Figari narra en sus cuadros una lírica melancólica: sus figuras fantasmales convocan a quienes padecieron injusticia y traen a la memoria un pasado que actúa en el presente. Su obra anuda las tradiciones pictóricas con que se ha pensado la escena histórica regional, pues sus visiones, compartidas por la narrativa plástica de carácter social, no dejan de estar presentes en las vanguardias que acuden a esa memoria sensorial de la vida popular.

Curada por el director del Museo Figari, Pablo Thiago Rocca, coorganizada por
el Museo Nacional de Artes Visuales del Uruguay, a cargo de Enrique Aguerre, y el
Museo Nacional de Bellas Artes de la Argentina, la exposición Figari: mito y creación propone un vínculo entre escuelas plásticas de la región –uruguaya, brasileña y argentina– que no suelen ser pensadas en sus relaciones más notorias.

Andrés Duprat

Director del Museo Nacional de Bellas Artes

 

Figari: mito y creación es una exposición que reúne una treintena de pinturas del artista uruguayo Pedro Figari (Montevideo, 1861-1938), quien inauguró por primera vez una muestra en Buenos Aires a la edad de sesenta años.

El programa pictórico de Figari se centró entonces en la evocación de lo que llamó “la leyenda del Río de la Plata”: una pintura memoriosa y fantástica a la vez, que recrea en épocas coloniales los patios y saraos de las clases patricias, las danzas criollas de los gauchos y las chinas, los candombes “pura uva” de los negros esclavos y libertos. En esta revisión del pasaje a la modernidad, sus personajes predilectos son los anónimos protagonistas de una gesta mínima y cotidiana, figuras a menudo escamoteadas en los manuales de Historia.

La facultad del artista uruguayo en tanto mitógrafo no quedó sujeta, sin embargo, a ese proyecto, de por sí bastante ambicioso, y por el cual se hizo célebre primero en la Argentina, y luego en Francia y el mundo entero.

Inquieto, exuberante, imprevisto, Figari creó con sus pinceles una serie de motivos que lo ayudaron a reflexionar, con humor, precisión y hondura, sobre las múltiples facetas de la condición humana. De este modo, concibió series pictóricas que abarcan desde la vida primaria del hombre de las cavernas hasta paisajes señoriales de Venecia, pasando por corridas de toros, crímenes pasionales, procesiones religiosas y jugadores de bochas, entre otras. Figari: mito y creación explora, junto con las pinturas emblemáticas de su producción, otras menos conocidas por el gran público, pero henchidas por igual con la imaginación del gran fabulador que fue don Pedro Figari.

Pablo Thiago Rocca

Director del Museo Figari

Imagen: Fantasía, Óleo sobre cartón, 61 x 79,5 cm. Colección Museo Figari