Historias de arte

Lyonel Feininger



Lyonel Feininger

Pintor norteamericano; Nació y murió en Nueva York (1871 -1956).

Sus padres, Inmigrantes alemanes, fueron ambos músicos. Lyonel demostró tempranamente un marcado talento para la música, es por ese motivo que partió hacia Alemania a estudiar música. En el año 1887 decidió dedicarse de lleno al arte. Hacia el año 1912, la influencia del cubismo lo ayudó a encontrar su propio estilo, su propia manera de majenar el pincel. 


Feininger fue uno de los primeros artistas invitados por Gropius (fundador de la escuela de diseño, arte y arquitectura Bauhaus, Weimar, Alemania.), en el año 1919, para enseñar con él la misma. Aunque no enseñó allí por mucho tiempo ya que la escuela fue disuelta por los nazis en el año 1933.

El arte, así como su personalidad, contribuyeron en gran medida a la formación de su clima espiritual.

Feininger abandonó Alemania en el año 1937, por razones políticas, y se estableció en Nueva York. 

Del cubismo aprendió la transposición de formas y volúmenes en planos simples limitados por rectas. Líneas, muy raramente por curvas. Estos planos fueron segmentados. La estructura de sus cuadros, después de 1912, es similar al del cubismo de la Section d'Or en París, pero posteriormente se hizo cada vez más complejo y cristalino. Después de 1919, influenciado por el espíritu arquitectónico de la Bauhaus, el ordenamiento de sus planos se hizo más claro: están unidos.

En un orden sin pesadez, sus obras se organizan en visiones arquitectónicas en las que el aspecto de las calles medievales de las ciudades y pueblos alrededor de Weimar se transponen maravillosamente.

Pero feininger no piensa y construye en términos de arquitectura, como Walter Gropius. Los elementos constituyentes de sus cuadros son la fluidez transperente de sus colores, rayos de luz que, por sus interpenetraciones, crean esa atmósfera de pureza. La irrealidad que es tan característica en el arte de Feininger que nos remite a una nostalgia romántica, producto de sus días en Alemania.

Su patrimonio al arte, por lo tanto, encuentra forma definida en construcciones precisas de una sensibilidad delicada. Como el pintor estadounidense John Marin , Feininger tenía, desde la infancia, una pasión por los barcos y el mar. Al igual que con Marín, los colores de la pintura ocupan un lugar importante en su trabajo.

Particularmente desde su regreso a los Estados Unidos, su lenguaje entonces se volvió aún más preciso, más musical, y su color más denso. Su trabajo fue siempre lento y metódico.